viernes, 6 de marzo de 2009

Entre las muchas cosas que trajeron mis padres había una serie de cajas (una de una aspiradora y muchas cajas de zapatos) que todavía no había tenido tiempo de mirar. Ahora me he puesto con ello y resulta que he descubierto todas mis cartas y diarios de diferentes etapas de mi vida, notas del colegio y algunos diskettes con emails. Además de muchos libros y diccionarios, algunos son de mis abuelos y los pienso guardar pero otros muchos los voy a dar a la Biblioteca del Instituto Cervantes para que los pueda usar alguien en lugar de tenerlos aquí olvidados.
Me da la impresión de que mi madre ha querido deshacerse de todo lo mío. Lo que todavía no he visto es si en las cajas están también los álbumes de de mi infancia. Es cierto que me gustaría tenerlos, pero si me los da ahora sentiría que que quiere olvidarse de mí para siempre.
No sé qué haré con las cartas, creo que haré una selección, las meteré en una caja y las dejaré en una esquina del desván para que vuelvan a aparecer dentro de muchos años. Puede que dentro de mucho tiempo me apetezca volver a leerlas.
Estoy muy contenta de tener este blog, no ocupa sitio y nadie me lo va a devolver dentro de algunos años porque le estorba y ocupa demasiado.

18 comentarios:

Françoise dijo...

Miralo por el lado bueno, ahora podras recordar cosas que ya habias olvidado, acordarte de personas, reirte de alguna anecdota y sobre todo guardar TUS cosas en TU casa y asi las tendras a la mano, tal vez un dia tus hijos quieran leerlas y conservarlas como un tesoro.
Yo casi no tengo nada... yo soy muy... no se que palabra utilizar, en cuanto la gente desaparece boto todo a la basura, fotos, cartas, recuerdos, todo! tengo unas pocas cosas, muy pocas.
Un beso y a mi tambien me alegra que tengas este blog!

Anónimo dijo...

Ahinoa, tus padres nunca se van a olvidar de ti.
Quizás necesites una conversación (sin interrupciones) con tu madre.
Ahora tinenes "otra vida"si estás segura de que es la vida que quieres tendrás fuezra suficiente para seguir adelante.
A veces, es necesario urgar en las heridas y aclarar las cosas. Seguro que tu madre también se ha marchado con un mal "sabor de boca".
Estoy convencida de que te quieren, eres una persona especial para ellos y para otras muchas personas. Un abrazo. Fedra

Anónimo dijo...

... y de las cartas, no te deshagas de ellas, cuando pasen los años te servirán. Es cuestión de tiempo...Quizás tus padres ya no estén y muchos de tus amigos tampoco.
A medida que nos hacemos mayores vamos regresando al pasado hasta convertirnos en niños-grandes con la desventaja de que ya no inspiramos ternura, mas bién, lástima (Y eso en el mejor de los casos).
No desperdicies estos años, son los mejores.
Un abrazo Fedra

Lina dijo...

Sinceramente no creo que tu madre te haya llevado esas cosas para deshacerse de ti, sino más bien pensando que te haría ilusión volver a reencontrarte con tus recuerdos.

Besos.

Ainhoa dijo...

Ya sé que mi madre no quiere deshacerse de mí, sé que me quiere mucho, como yo a ella, pero el hecho de que me lo haya devuelto todo (los álbumes de infancia no están, uffff!) me de la impresión de que nos separa aún más distancia. Un abismo imposible de cruzar. Amor habrá siempre, eso es seguro, pero las diferencias siquen en aumento.
Fedra, bienvenida, la conversación la he intentado, pero se lo toma todo como un ataque y yo no le reprocho nada, simplemente quiero que entienda y respete mi forma de pensar.

coro dijo...

Tuve que ir hacia atrás, a finales de julio que fue cuando te empecé a leer; lo hice porque recordaba que te habías pasado con tus padres todo un mes en las vacaciones y sin embargo no recordaba nada respecto a las diferencias, y buscando sí leí tu maravillosa relación con tu "amama", lo escribí correctamente?,y me hizo pensar en que la relación con ella es lo más parecido a una buena relación con una madre y ella casi ejerció como tal. Ahora entiendo algo más. Con tus padres os queréis pero no os entendéis según entiendo, os une eso por lo menos, y también los recuerdos, aunque estén en una caja...
Por cierto, suertuda, en Londres de cenita con una amiga... a mi eso sí que me trae buenos recuerdos!!!

Ainhoa dijo...

Pues sí Coro, debe de ser eso. Mis abuelos siempre vivieron con nosotros así que los consideraba como a mis padres, mi abuelo se levantaba los fines de semana conmigo y me leía libros, mi abuela se encargaba de cocinar, de irme a buscar al cole, de ayudarme a hacer los deberes... Así que claro, al irse ellos se fue una parte muy importante y las diferencias se agravaron, supongo que mis padres sienten mucho más que yo la falta de mi amama. las diferencias están ahí desde hace años, pero el verano pasado no quería más que pasar tiempo con mi amama, sabía que sería la última vez que la vería así que preferí ignorar el resto.
Sí, una suerte volver a ver a viejos amigos.

Elenilla dijo...

A mi me hicieron eso el primer año de universidad. Me llevaba fatal con ellos y elegí otra carrera que no hubiese en mi ciudad para poder salir de casa. Me vine a Madrid a casa de mi abuela y ellos me mandaron todas mis cosas. Me sentí fatal, pero poco a poco las cosas se van olvidando. Después de todo, son tus padres no? Y ellos te quieren a su manera.

Besos

Maria Andrea dijo...

Pienso lo mismo que Francoise, yo tampoco tengo muchas cosas de mi infancia. Y si mi mama' me las trajera yo estaria contenta.
Pienso en los cuadernos de mi hijo de primero y segundo grado y no veo la hora de darselos para que se los lleve, ocupan demasiado lugar jajaja
Beso

Marian dijo...

A mi me gusta leer las cosas viejas...me dan ternura de mi misma.
Vos deshaciendote de diccionarios y yo como loca tratando de conseguir un diccionario spanish-spanish!


Me da la sensacion de que las cosas no estuvieron muy amenas con esta visita?

Edurne dijo...

Yo tengo todo en casa de mi ama y mi aita y en la mía, y también tengo cosas en Madrid.. pero no podría no tener algo en alguno de esos sitios.. y nadie me dice que me lo lleve, pero ama ya me dice que si ouedo "despejar" algo... que tengo tantas cosas, y las de mi hermano también! Jejejeje!
Pero bueno, lo que pasa es que tú te has ido y has montado tu nido en un árbol un poco lejano al de ellos, y eso, les entristece y, a veces, seguro que se ponen como "rabiosos", pero no.. cómo van a querer desprenderse de ti, de todas tus cosas! Para nada!
Lasai, gauzak, mementu txarrrak pasatuko dire!
Ala, ba... muxutxuak!

Anónimo dijo...

Está claro que no te lo ha devuelto porque ha ella le moleste ni muchísimo menos. Seguro que ha pensado que te gustaría tenerlo y ha metido la pata sin querer, porque es verdad que nos gusta seguir teniendo cosas en casa de nuestros padres, es como si dejáramos parte de nosotros allí.
Espero que mis cartas queden entre las seleccionadas, eh lako? beso gordo. Novedades en mi blog.

lapetiteenbelgique dijo...

Me ha puesto triste esta entrada, porque tras las primeras líneas sospechaba la conclusión que ibas a sacar.

Me parece increíble que esas cosas puedan llegar a pasar. No sé, quizá estás viendo las cosas más negras de lo que son.

Espero que sea así.

Un beso y hasta el sábado

Ainhoa dijo...

Sí, soy un pco exagerada, me tomo las cosas muy a la tremenda. Supongo que simplemente les pareció una buena ocasión para traerlas porque vinieron en coche, pero no quita, que me sintiera un poco mal. Ya se me ha pasado.

Charlotte Harris dijo...

Seguro que es solo para darte aquello, que es tuyo y te pertenece, no creo que sea para olvidarse de ti!
un abrazo enorme.
Que gusto da leer las cartas antiguas!

Alegría dijo...

qué pena me da leer este post especialmente... Es muy complicado, hacerte "una vida nueva", sabiendo que no tienes los pilares que, la mayoría, da por supuestos... Un beso de una desconocida que pasea hace tiempo, por estos lares, y disfruta leyéndote, aunque no comente...

carlos dijo...

me gustaria deshacerme de una vez de la familia por completa loantes posible por favor me hacen las cosas y nolo consiento el dia de mañana cuando me vaya aq parlamentro hare las cosas yo solito y erjezo como presidente y la thalia sodi directora general

carlos dijo...

la enseñanza lo hare a mi propia hija sabrina delgado sodi