lunes, 19 de mayo de 2008

Glasgow

Esta vez me tocó ir a trabajar a Glasgow, cuatro días. No está mal cambiar de aires de vez en cuando. El trabajo bien y además tuve tiempo para pasear un poco por la ciudad. Hacía buen tiempo, pero un viento muy frío. No llevé la cámara así que la foto la saqué de internet, es la catedral de Glasgow.
Me estuve fijando mucho en la gente mientras paseaba. El Reino Unido es un país que nunca me ha llamado mucho la atención a pesar de que he estado "estudiando" allí varias temporadas. Me encantan los paisajes campestres y los pueblecitos, pero creo que sería incapaz de vivir en una ciudad británica por mucho tiempo (yo, la chica de ciudad por excelencia, raro).
Lo que vi:
- Los escoceses se paseaban con bebidas en la mano, mucho café y también Irn Bru, que debe de ser el equivalente escocés de la Coca Cola. Sabía que bebían eso porque el Irn Bru tiene un color naranja fosforito muy peculiar. El último día lo pobré sólo por la curiosidad de conocer el sabor y es... especial, pero sería incapaz de decir a qué sabe exactamente.
- Jóvenes (que hace un par de años no me habrían parecido tan jóvenes. Snif, me estoy haciendo vieja) paseándose por el centro montados en limusinas y hasta en un camión de bomberos!!! Debe de ser la moda por ahí. Alquilan todo tipo de vehículos para irse de fiesta los viernes y los sábados. Vi por lo menos 6 limusinas decoradas con llamas, pintadas de rosa, con luces de todos los colores... Todo un espectáculo. Por supuesto, se asomaban desde dentro del coche para saludar y que les vieran.
También vimos un montón de despedidas de solteras. Debe de ser típico en Escocia casarse a finales de mayo o junio (como en muchos otros sitios, claro, la gente busca el buen tiempo para esas fechas tan especiales)
- Me llamó la atención que había mucha gente con sobrepeso. En mis anteriores visitas al Reino Unido no me había llamado la atención. Este es un problema grave en casi todos los países desarrollados. Yo lo llevo sufriéndolo toda la vida y sé que es difícil de combatir, por eso me alegra que se tomen medidas para promover una alimentación equilibrada y sana. Que en todos los productos aparezca la información nutricional, que marquen las opciones "más sanas" en los restaurantes, que se incite a hacer ejercicio...
- Hay cámaras de seguridad por todas partes en la calle. Me extraña que la gente no se queje, supongo que les proporciona seguridad, no encuentro otra explicación.

Me encantó pasear por la ciudad, aunque no me pareció una ciudad bonita, me pareció agradable y la gente muy servicial y simpática.

Y ayer volví justo a tiempo para felicitar a Maite que ya tiene dos añitos y es una chica grande que no lleva pañal. Cómo crecen estos enanos!!!

3 comentarios:

Zalet dijo...

Que lindo!!! siempre soñe con tener un trabajo que me permitiera viajar!! Eso es lo que extraño de estar por aquellos lados, lo simple que es viajar, aqui, puede costarte el dinero de dos años hacer un viaje asi!!!
Sldos. y felicitaciones por Maite!!

Ainhoa dijo...

Sí, eso me gusta mucho de mi trabajo. Tengo compañeros de diferentes nacionalidades y viajo "un poco" (como cuatro veces al año). Es genial conocer sitos y gentes nuevas.

Lina dijo...

Estaría encantada si tuviese un trabajo que me permitiese viajar...! Me encanta hacer turismo, aprender, descubrir...

Besos!

P.D. Ya estoy de vuelta.