lunes, 9 de noviembre de 2009

Esos días en los que me gustaría no tener hijos

Acabamos de terminar una semana de vacaciones del cole. Yo he estado en casa recuperándome de la operación y lo único que me habría gustado hacer es estar en casa leyendo y viendo la tele, durmiendo más de la cuenta y dejándome mimar, en lugar de eso he pasado unos días encerrada con dos monstruitos aburridos que no paraban de hacer tonterías.
Los niños pueden ser encantadores, pero cuando les da por ponerse tontos pueden ser peligrosos y pueden provocar síntomas de locura en los adultos. Confirmado.
En una semana me ha tocado ver lo siguiente (entre otras cosas, la lista no es exhaustiva):
- El hermano mayor empuja a la hermana pequeña en las escaleras. A propósito, confesado. Acto seguido llora a moco tendido porque se da cuenta de la burrada que acaba de hacer. Promete que no lo volverá a hacer. La hermana pequeña llora un poco, pero todo se queda en un susto. Uffff.
- La hermana pequeña tiene fiebre y se encuentra mal. Menos de 24 horas después el hermano mayor empieza con los mismos síntomas. Todo queda en un simple virus. Tres días después todo el mundo está en forma, pero antes pasamos horas aburridísimas, entre ellas unas cuantas en la sala de espera del hospital con mascarilla incluida, por si las moscas.
- El hermano mayor tiene que revisar el material escolar. De los 12 rotuladores y 10 pinturas de principio de curso (hace dos meses) sólo quedan 5 rotuladores y 4 pinturas. Amatxu tiene que comprar material nuevo por enésima vez este año.
- La hermana pequeña se aburre y se le ocurre que podría ser una buena idea maquillarse, CON UN ROTULADOR, como amatxu. Creo que me maquillo tres veces al año, pero parece que se le ha quedado grabado.
- El hermano mayor va al baño con tanta prisa que no le da tiempo a bajarse bien el pantalón así que se lo moja de arriba a abajo. Justo en el momento en el que teníamos que salir de casa.
- El único día que pudimos salir aproveché para pasar por el banco. Imprimí los extractos, en el momento en el que iban a salir de la máquina, la hermana pequeña tiene la brillante idea de ayudarme y poner el dedito delante de la ranura... Los extractos quedan atascados y la máquina se los traga "por razones de seguridad".
- El hermano mayor se aburre así que decide hacer pinitos como peluquero y se corta el flequillo. No es nuevo, si algún día me dice que quiere ser peluquero, le apoyaré de forma incondicional. Intentamos ir a un peluquero de verdad para arreglarlo, pero el estropicio era demasiado grande, ahora está un poco ridículo.
- La hermana pequeña me pide un collar y se me ocurre ponerle la cadena de oro. Al cabo de un rato se cansa y se la quita de un tirón. Resultado cadena rota y hermano escandalizado que le dice que va a ir "al infierno y al purgatorio" porque la cadena es de la Virgen. Se nota que va a un colegio católico.
Hoy han vuelto al cole y puedo respirar tranquila. Que viva la rutina!!!!

9 comentarios:

Alejandra dijo...

Hola! acabo de entrar por primera vez en tu blog y me ha gustado tanto que te he puesto un enlace en el mío. Seguiré pasando por aquí!
un abrazo
Alejandra

Killa dijo...

Jejeje
Que paciencia madre mia!!!
Se me quitaron las ganas de tener hijos... con lo monos que son los de los demás...

Anónimo dijo...

jajaja, LAKO, ME HE REÍDO MUCHO......
te cuento las de Blanca:
hermana pequeña coge cromos de hannah montana de hermana mayor; despega la parte de la pegatina, va al bidet a lavarlo porque dice que está " pegajoso", hermana mayor entra en cólera, gritos, empujones.... la madre que está hciendo la cena, llega, las separa, intenta reconciliaciones,saca fregona para quitar todo el agua de los alrededores del bidet, entretanto huele a quemado...... porque el aceite de la sartén no espera,madre al borde de un ataque de nervios, abre ventanas para que se vaya el humo, niñas protestan de que hace frío, es tardísimo y hay que volver a hacer la cena..... de estas te puedo contar muchas y muy gordas, lako, menos más que nos comprendemos. ¿ qué tal te recuperas de la operación? Un beso

Sara

Simplemente yo dijo...

Lo siento Ainhoa pero me he tenido que reir... mi casa es igual. Anoche mi única hija activa de momento decidió hacer uno de sus cuadros artísticos en mis informes de trabajo!!!

Besos y a descansar se ha dicho, bendito colegio

dragonfly dijo...

:S Opsss, debe ser desesperante

mucho ánimo

besitos

La Petite en Belgique dijo...

No sé que decirte. En el momento debió de ser horrible, pero así contado me ha hecho reír :)

Mucho ánimo. Ya estás bien de la operación?

El Ken y yo debimos de haber cogido el mismo virus que tus niños. Afortunadamente ya estamos casi bien.

Besos

Lina dijo...

La paciencia es la madre de la ciencia... aunque a veces es difícil ¿verdad? Estoy con gripe, necesito tranquilidad y sin embargo, tengo a un torvellino inventando a mi alrededor...

Besos.

Dharma dijo...

Jaja, pooobre, te entiendo! Y es definitivamente peor cuando una está enferma... pero si te fijas, de todo lo que hicieron tus hijos, todas (menos 1) fueron sin intención, no quiero ser abogada del diablo, jaja, pero de que le ponen emoción a nuestras vidas, se la ponen, sin duda, jaja! :)
Como va tu recuperación?

Elenilla dijo...

Como te entiendo!!! Esos días en que las mamás estamos malas y solo nos apetece meternos en la cama y no salir para nada, debería haber un botón que dijese desaparecer niños y los trajésemos de vuelta cuando estuviésemos recuperadas.

Besos