viernes, 19 de septiembre de 2008

Diez días en Vancouver (y alrededores)

Como sabéis me ha tocado ir a Vancouver por trabajo. Por fin, después de casi cinco años trabajando para estos locos canadienses he podido ir a Canadá y conocer un poco el país.
Me ha encantado la experiencia. La ciudad me ha parecido muy agradable, se puede ir andando a todos lados y la calle está llena de gente a todas horas. Los canadienses son muy simpáticos y siempre dispuestos a ayudarte. Y saliendo de la ciudad se encuentran grandes espacios abiertos y verdes, mar y montaña... Para rematar todo, creo que me tocó la mejor semana de septiembre, con un sol estupendo y temperaturas por encima de los 20° C todos los días
Espero poder repetir dentro de unos meses de nuevo así que dejé algunas cosas pendientes de ver como el puente Capilano y los tótems del parque Stanley. Pero pude visitar Grouse Mountain, Granville Island (Ana, tenías razón, un mercado muy chulo), Chinatown, Gastown, pasear por el parque Stanley y por las playas.
Además de trabajar mucho y echar mucho de menos a los enanos (es la vez que más tiempo he estado separada de ellos), he podido de disfrutar de algo de tiempo para mí misma. Eso de que se acabe el día de trabajo y llegar al hotel y no tener nada que hacer eran auténticas vacaciones para mí. Además en el hotel había piscina, que he usado todos los días, claro. Y he ido mucho de tiendas, aunque comprar tampoco he comprado mucho. Me he pegado unas caminatas por la ciudad... cuando les decía a mis amigos a dónde había ido me miraban con una cara... Ellos deben de estar acostumbrados a ir a todos lados en coche.
Pero ya se acabó lo que se daba por el momento y hay que volver a la cruda realidad y poner lavadoras, limpiar, hacer las camas y... se acabó el nadar en la piscina todos los días.

6 comentarios:

Maria Andrea dijo...

Ahora entiendo por que' no escribias..... Me alegro de todo, que linda experiencia!!! Besos

Françoise dijo...

jajaja, debe ser bien raro, de solo leerte tuve sentimientos encontrados, que delicia estar sola y con todo el tiempo para ti, pero que duro estar sin ellos... pero que rico... pero que dificil.. y ni se..; pero bueno, lo mejor de todo, es que disfrutaste la ciudad, de eso se trataba... que bueno que te hayas divertido y le hayas sacado todo el provecho al viaje.
pero bueno, a todas las cenicientas nos llega la hora y a trabajar se dijo...
Besos

Irantzu dijo...

Que lindo conocer Canadá, y encima caminando... Yo adoro caminar en ciudades nuevas, es la mejor manera de conocerlas... ver detalles.
Y más fotitos cuando??? ;-)
Estar solita 10 días es bienvenido, por supuesto... hay que recargar las pilas de vez en cuando. :-)

Miskah dijo...

Qué envidia!!! Yo también me hubiera andado de cabo a rabo la ciudad y vamos lo de meterse en la piscinita cada día mmm... qué genial!

Aunque volver a casa y encontrarte con los tuyos también se agradece ¿no?

Pon más fotos!!!

Edurne dijo...

Pues sí que lo aprevechaste bien txikita!
Y ahora con las pilas recargadas... a tirar otro tanto hasta la próxima parada!
Muxus!

Ainhoa dijo...

Claro, hay que aprovechar. Ya pondré alguna otra foto más adelante. El invierno será largo y no vendrá mal recordar estas casi dos semanitas