miércoles, 3 de junio de 2009

Niños "malos"

Mis hijos no son lo que se podría llamar niños modelo. Son muy movidos y a mí personalmente me cuesta que me hagan caso y hagan todo lo que les pido.
En el caso de O. lo que pasa es que es muy despistado y siempre anda en la luna. Muchas veces podrías pensar que es sordo, tienes que repetirle las cosas varias veces para que reaccione y las haga. Lo mismo me dicen en el colegio, es un niño encantador, cariñoso, pero... no escucha cuando le hablan. Y yo me harto de decirle "Oihan, haz esto", "Oihan, cuidado", "Oihan no corras". A veces pienso que le voy a gastar el nombre. Cuando captas su atención y te pones delante para hablarle los resultados son mejores, pero aún así se le olvidan las cosas, lo que estaba haciendo o le habías mandado hacer. La verdad es que me recuerda un poco a mí, no en lo de no escuchar sino en lo de pasar de unas cosas a otras y olvidar lo que realmente tenía que hacer.
M. es otro asunto, además de no escuchar es muy testaruda y si se le mete algo en la cabeza no hay manera de hacerle cambiar de opinión. Prefiere quedarse sin algo que le gusta antes de ceder y dar el brazo a torcer. Además parece increíble en una niña de tres años pero M. puede fulminar con la mirada, da miedo. Esta mañana se ha levantado de mal humor y ha decidido que no hablaba. No ha saludado a nadie al bajar a la cocina y encima pedía las cosas con gruñidos. He decidido no darle el desayuno hasta que no hablara pero no había forma. Sólo alargaba el brazo y hacía ruiditos pero no se dignaba a hablar. Yo en estos casos prefiero ignorar su comportamiento y repetir las cosas para ver si reaccionan y hacen lo que les pido. Pero parece que eso no tiene efecto en mis hijos. Hasta que no me ven realmente enfadada no hacen nada. Y entonces dicen que se asustan. No es eso lo que siempre había pensado que haría para educar a mis hijos y me siento frustrada. Sobre todo porque veo que, a X. ahora (aunque la ha llevado un tiempo) le basta con una mirada o levantar un poco la voz para que los peques le escuchen. Yo lo intento con buenas palabras y al final casi siempre tengo que acabar enfadándome. Los niños se quedan tristes por mi reacción y yo frustrada porque no es eso lo que había imaginado.
Un ejemplo es cuando es hora de irse a dormir. Si es X., no hay carreras, no se lanzan a la cama, no rechistan para lavarse los dientes... Una historia, una canción y se quedan tan tranquilos en la cama y se duermen. Conmigo empiezan a correr por la habitación, M. dice que pica la pasta de dientes, me piden más cuentos, más canciones y la cosa se alarga porque M. no quiere quedarse sola en la habitación, quiere encender la luz... Y yo me pregunto cómo debo actuar para obtener que se calmen y se duerman cuando se lo pido. Todavía no he encontrado el tono, la manera, pero no desespero. Me he propuesto mejorar todo esto antes de volver a ir a España en julio. Esta vez se han portado bien en Bilbao pero se han acostado excesivamente tarde porque yo era incapaz de imponerme en condiciones y M. por ejemplo estaba cansada hasta que se echaba una siesta. Por supuesto que en España se irán a dormir mucho más tarde, pero me parece importante establecer límites (aunque a mí nunca me los pusieron) para que todo vaya bien. Cuando las vacaciones son más largas todo es más fácil, pero quiero asegurarme de que todo irá bien.

15 comentarios:

Françoise dijo...

mmmmmmm eso si es dificil... por que sera? a mi tambien me pone mal que con el papa sea todo mas facil, conmigo siempre hay una pequena lucha en la mitad, aunque Luciano todavia es chiquito y oblogatoriamente hace caso, a mi me la pone mas dificil.
Entiendo perfectamente esa sensacion que mencionas, al frustrarte porque te tienen miedo, no es la intencion y no se en que momento se cruza la frontera de la obediencia y el respeto a tener miedo. Los chicos son un caso!!

Lágrima Perpetúa dijo...

Hola, llegué desde el blog de Macarena, me llamo la atención el encabezado del post y ahora que veo el comentario de Fran, me doy cuenta de que es el mal de nosotras las madres. Yo sólo tengo un pequeño, tiene 6 años, pero es así tal cual describes a tus dos hijos pero en uno sólo, tiene un carácter difícil y conmigo sólo entiende cuando me enojo, a mi también me frustra y más aún cuando veo que mi esposo le habla y a la primera le hace caso, será que nosotras las madres al tomar el papel de educadoras en el hogar les damos toda nuestra atención y nuestros esposos sólo en pequeños ratos?
Son un gran lío, pero dime sino es maravilloso cuando te abrazan, te besan o te hacen reir con sus ocurrencias!!

Saludos!!

Laia dijo...

Leía tu hora de acostar a los peques mientras es la hora de acostarlos aquí y es que te leía y lo veía. En casa pasa lo mismo, hasta que no me enfado Aitana no hace caso y a su padre si, no lo entiendo, los dos la tratamos de la misma manera pero algo en mi falla. Si consigues averiguarlo me avisas, ok?

besos

Josel3 dijo...

Pues yo pienso que lo estás haciendo bien. Yo siempre le tuve pánico a mi padre porque era el que repartía las bofetadas cuando era necesario y, aunque no me dio muchas, es ahora a mis 25 años cuando empiezo a tener una relación más rollo padre/hijo con él. A mi madre siempre la mangoneamos un poco más porque era la que nos permitía. Pienso que tienen que existir los dos roles para que los niños se desarrollen, uno más permisivo y otro más estricto... No quiero ni imaginarme lo que hubiera sido mi infancia con ambos padres estrictos, y supongo que ni habría salido de casa si ambos fuesen permisivos.
No te desanimes, conforme vayan creciendo seguro que tu rol y el de X tenderán a ser más parecidos :)

coro dijo...

Sí soy capaz de ver que cuando les riñes, luego te sientes culpable si les has chillado, no podría con sus caritas de pena o de miedo, pero es inevitable. Trata de mantener la calma, de ser coherente a la hora de dar las órdenes y constante para mantenerlas. Las tres c, calma, coherencia y constancia, a mi sí me funcionan.

Laia dijo...

Ainhoa dejé ragalitos para ti en mi blog. Besos

Elenilla dijo...

Acabas de describir mis noches con los enanos, jeje. Hasta que no les pego el grito no me hacen ni caso, les puedes decir las cosas 20 veces que hasta que no te enfadas no lo hacen.

Y lo de la mirada fulminante de M... me suena un poquito. Laura es igual y yo todavía no he conseguido que se controle así que no te puedo dar ningún consejo. Estoy tan enmarronada en los temas educativos como tu.

Besitos guapa! Y mucha paciencia, el que la sigue la consigue, no???

Killa dijo...

Bueno yo en eso no te puedo ayudar. Existe la super nany que no se como lo hace pero consigue que los niños más rebeldes se vuelvan mansos.
Suerte!

dragonfly dijo...

Vaya, veo que me parezco a tu niño en bastantes cosas, baldosas de colores, despistado. Me paso media vida en mis mundos interiores (y así me va :S)

Y testarudo también soy un rato.

Me quito el sombrero (o el casco). Es que criar a dos criaturitas me parece TAAAANNNN complicado! No te puedo dar ningún consejo mágico (que me da que no los hay) porque en ese sentido no tengo ni idea

Abrazote grande!

Edurne dijo...

No hay recetas. Y aunque te cueste, tú conseguirás tu método, ya lo verás. No has de sentirte frustrada, cada madre, cada padre, lo mismo qu ecada hijo, cada hija, son, somos un mundo... Todo es cuestión de adaptación, y hay casos en los que la adaptación lleva toda una vida! Jejejeje!
Tus hijos tienen su personalidad, sólo tienes que ayudarles a que la amolden a esta sociedad...
Animo ta aurrera!
Muxus!

Marian dijo...

Creo que nos pasa a todas muchas veces que se nos junta nuestro dia + los chicos que no cooperan y la paciencia se te acaba, te sentis frustrada y empezas a las gritos. No sos la primera ni la ultima y tampoco creo que eso te haga mala madre. El problema es que despues nos quedamos no solo con la frustracion sino con la culpa... y el dolor de cabeza por haber llegado a ese punto.
Quizas lo que tendrias que hacer es lograr que tu marido entonces se haga cargo de determinadas cosas como esas de ir a la cama... por una semana ponele... y que se acostumbren a esa manera expeditiva de hacerlo.
Hay una cosa que hay que tener en cuenta y es que -trabajemos o no afuera de casa- los hijos por lo general pasan mas tiempo con las madres que con los padres. Quizas porque culturalmente estamos predispuestos a que la cosa de irse a dormir, de baniarse, vestirse, etc.. lo hacen las madres (por lo general, insisto... no es regla). Entonces es como que nos toman el tiempo, saben hasta adonde pueden empujar antes de quebrarte y no porque sean diablos ni ninios malos, sino porque es la naturaleza del infante el empujar las barreras para conocer; llegamos hasta estos puntos. Una, la madre, deja de ser novedad. En cambio como al padre lo ven menos, viene cargado con una cosa mas de...misterio jajjaa no, es como cuando estan con gente que no conocen, al principio se quedan un paso mas atras digamos. Bueno, entonces que tome la batuta al padre un poco. Porque sino somos siempre las madres las que tienen qeu disciplinar constantemente (lo que te hace figurita repetida y perdes autoridad digamos) y el padre solo aparece al final para dar cuatro gritos un chirlo y mandarte a la cama... genera relaciones dispares eso... y miedo al padre tambien.
Yo tengo la suerte de tener uno que se porta bien digamos....85% de las veces. LE encanta cepillarse los dientes y te lo pide el, se queda solo en su pieza cuando lo llevamos a las 8pm despues del banio. Se toma una leche y se acuesta a leer... algunas veces con alguno de nosotros dos, muchas veces solo. Tengo que despues sacarle el libro que le quedo arriba de la cara cuando se queda dormido. Si hace cosas como esconderse cuando queres vestirlo, o decir que no come o...que se yo... esas cosas de ninios. Pero por lo general juega y bien. Escucha aunque muchas veces hay que reptirle, indicarle, etc... pero bue... tiene casi 3 anios. Tampoco esperar mucha racionalidad!
Si a vos te preocupa eso de que no escuchan, te ignoran, que tenes que pararte enfrente para llamarles la atencion, etc... podes consultar a una psicopedagoga o psicologa infantil. No te asustes ni salgas corriendo a pedir ayuda psiquiatrica, pero el autismo muchas veces tiene sintomas como esos... tambien puede ser nomas...que son chicos. Punto.
Suerte Ainhoa......

Greencolorss dijo...

uff, pues dificil tema. Con Matilda no he tenido problemas con la acostada ni con su despertada, siempre lleva una sonrisa en la cara pero con otras cosas es como tus peques. Le repito y le repito hasta que me canso y le pego el grito.
La verdad es que ella ha cambiado muchísimo y las cosas han mejorado yo diría que un 90% pero antes de eso yo ya quería sicólogo.
A veces llegamos tan casadas a casa que no aguantamos un no por respuesta.
Creo que es cosa de la mayoría de los niños.
Puede que sea una fomra de llamar tu atención, no se si sea su padre el que comparte mas con ellos. EN fin, razones para esto puede haber miles pero no son niños malos ni tu mala madre.
Eso nos pasa a todas.
Si crees que es necesario, lo mejor es que busques ayuda profesional.
Mucha suerte y paciencia
Un abrazo

Anónimo dijo...

Fíjate de que el niño no tenga TDAH, háblalo con un psicólogo.
No sé si te sirva de ayuda.
C,

Ainhoa dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Puede entonces que sea porque paso yo más tiempo con ellos, obviamente porque trbajo menos horas, pero cuando estamos los dos en casa sin trabajar intentamos dividirnos todas las tareas al cincuenta por ciento y uno los acuesta y baña un día y al día siguiente el otro siempre que es posible.
El problema aquí tabién es que el papá dice estar harto de su rol de imponer disciplina y yo no sé cómo imponerme (no por falta de ganas) para tener los roles más equilibrados.
Lo del autismo nos lo planteamos pero la psicóloga del colegio no ha notado nada anormal así que supongo que es sólo un rasgo de carácter.

Anónimo dijo...

Querida Lako:
todos los niños son un poco iguales. A las mías también les gusta alargar la hora de acostarse y buscarme las vueltas. No creo que haya recetas mágicas pero el imponer límites no tiene que ver con el autoritarismo. De hecho, pienso que si se acostumbra a un niño a reaccionar por temor(a un grito, a un castigo etc) sólo van a obedecer cuando se les trate así.Y lo normal es que en el colegio por ejemplo se les pida las cosas por las buenas. No se trate de que obedezcan por miedo, se trata de que lo hagan en principio y que con la edad vayan comprendiendo por qué. No quiero caer en darte consejos, que a mí es algo que no me gusta y yo por supuesto cometo muchísimos errores. Pero no siempre es tan bueno lo que admiramos: obtener resultados inmediatos no significa que se esté haciendo mejor. Todo lleva su tiempo. Yo tengo a la minilako muy tozuda a temporadas, estoy en proceso de doma..... la verdad es que educar es muy difícil, pero al igual que Josel3 pienso que tu papel es importante y lo estás haciendo muy bien. besos Lako