lunes, 7 de diciembre de 2009

Extraescolares

El curso ya está bien avanzado y las actividades extraescolares han entrado en nuestra rutina.
Cuando era pequeña mi madre me apuntaba a todo lo que podía y más, así que no tenía ni una tarde libre y muchos días tenía actividades a mediodía en el colegio también. Yo creo que es importante tener alguna actividad complementaria, para no pasarse el día aburrido en casa. Es una oportunidad de conocer gente, descubrir cosas nuevas, pero sin exagerar y sin sobrecargar la agenda demasiado.
O. empezó a practicar judo con tres años, era muy pequeño, pero su mejor amigo también iba y él insistía en que quería hacer deporte y nos pareció lo más adecuado para su edad. Así estuvimos hasta junio de este año, pero ahora que tiene 6 años, por fin puede practicar el atletismo, así que desde septiembre pasa unas tres o cuatro horas a la semana en el estadio de al lado de casa corriendo, haciendo ejercicios y pronto hasta tocarán competiciones. Es un deporte duro porque se entrena siempre al aire libre lo que en Bélgica supone correr bajo la lluvia y el frío en muchas ocasiones. A él parece que no le importa demasiado, pero a mí a veces me da penita dejarlo corriendo bajo la lluvia yel viento y pienso que se puede poner enfermo, pero parece que mis preocupaciones no tienen razón de ser porque de momento (toco madera), no ha estado más enfermo que el año pasado.
Además del atletismo O. hace escalada en el cole los jueves al mediodía, parece que le encanta. Todavía no le he visto nunca en acción, a ver cuando tengo la oportunidad.
Por su parte M. ha empezado a ir a psicomotricidad y aunque siempre suele decir que no le apetece ir, luego sale encantada y nos hace todos los ejercicios al llegar a casa. No sé si será gracias a eso, pero en los últimos 6 meses noto que ha perdido miedo, se cae mucho menos... Además va a "danzas del mundo" en el cole. Bailan como locos y están preparando un espectáculo. Esta actividad la eligió ella, al escuchar danza se pensó que sería ballet y bailaría con un tutú, después de la primera decepción por no tener que llevar tutú, parece que le gusta.
El atletismo y la psicomotricidad son los miércoles por la tarde (tarde libre en el cole aquí en Bélgica). El atletismo empieza a la hora a la que termina la psicomotricidad, así que amatxu el taxi se tiene que dar prisa. Un poco antes de las dos voy a buscar a los dos al cole, llevo a M. a la psicomotricidad, vuelvo a casa con Oihan y hacemos algo juntos, antes de las cuatro vamos a buscar a M. y rápidamente llevamos a O. al atletismo. Vuelta a casa con M. y a las cinco y media vuelta a buscar a O. Menos mal que tenemos todo cerquita.

4 comentarios:

Elenilla dijo...

Laura está apuntada por tercer año a natación, por segundo año a judo y de ballet la quitamos después de dos intentos. Lo bueno es que son en el colegio a la hora de comer, así que el horario de salida es el mismo.

Miguel va a natación porque para tan pequeños no hay ninguna actividad más.

Este año quería apuntar a Laura a Teatro pero era fuera del cole, lo intentamos un mes, pero era una locura llevarla corriendo, quedarme con Miguel una hora suelta y luego recogerla y llegar a casa de noche. Así que la quité. Probaré de nuevo el año que viene en otro sitio, a ver que tal.

Besos

dragonfly dijo...

ainss a mi también me da penita eso de correr bajo la lluvia!

Nunca hubiera imaginado que hubiera una actividad extraescolar llamada psicomotricidad

besos!

Ainhoa dijo...

Dragonfly, es que ahora se ponen nombres "guays" a las cosas. Es realmente gimnasia para enanos de hasta cinco años más o menos. Hacen ejercicios de equilibrio, volteretas, circuitos de obstáculos... y también les cuentan alguna historia o cantan alguna canción, algo más tranquilo para que no acaben muertos tampoco porque la clase de M dura dos horas.
Elenilla, que pena que tuvo que dejarlo por los horarios.

Dharma dijo...

Síii, menos mal que tienes todos cerca o esos miércoles serían el día del terror!
Qué bien que hagan algo fuera de ir al cole, especialmente si ven en esas actividades a otros niños, así sociabilizan más, entretenido!
Martín tiene toda la pinta de estar destinado al atletismo, a ver si puede empezar este año que viene porque la energía y el gusto por correr y saltar lo tiene; ahora, la constancia, no sé! Espero que sí, se la he inculcado mucho como herramienta para alcanzar metas, pero habrá que ver.
Un abrazo!