sábado, 16 de enero de 2010

Museo de Ciencias Naturales

O. lleva un tiempo muy interesado por los dinosaurios. En Navidad le regalaron unas fichas de dinosaurios y unas figuritas y nos tiene fritos con los diferentes tipos de dinosaurios, dónde vivieron... Yo le había prometido que le llevaría al Museo de Ciencias Naturales (www.sciencesnaturelles.be) y aproveché las vacaciones para ir. Tuvimos que ir con M. que también está muy interesada por el tema, ya que siempre le acaba gustando lo mismo que a su hermano mayor.
No solemos visitar muchos museos y yo estaba convencida de que nuestra visita no sería demasiado larga porque los peques, sobre todo M., se aburrirían.
Llegamos a Museo y M. ya se asustó con el dinosaurio de la puerta, decía que le daba miedo y que no quería entrar. Al final entre O. y yo la convencimos de que era una figura y que no hacía nada.
Dentro visitamos la exposición sobre dinosaurios en primer lugar. O. no paraba de sorprenderse a cada paso que daba y mientras se quedaba alucinado en cada sección yo intentaba entretener a M. Pasamos unas dos horas viendo únicamente la sección sobre los dinosaurios. M. se empeñó en que quería ver a dinosaurios que se movieran y tuvimos la suerte de encontrar una peli con un dinosaurio en movimiento y allí estuvo entretenida mientras su hermano leía y estudiaba atentamente todos los esqueletos y todas las vitrinas. Otra cosa que le encanto a M. fue un pequeño yacimiento en el que los niños podía excavar para encontrar fósiles. No sé cómo me las arreglé para llevarme a los dos a otra sección. Pensé que una vez vista la parte de los dinosaurios a O. el resto del museo le interesaría menos, pero tanto los insectos, como los minerales, el espacio, la evolución, la historia del museo... le interesaron tanto como la primera parte. Al final pasamos cinco horas y media en el museo!!!! Y conseguí convencer a O. de que nos fuéramos prometiéndole que volvería con él un día para ver la exposición temporal sobre ballenas y delfines. La pobre M. ya no sabía qué hacer y quería irse a casa, pero estoy segura de que O. habría seguido allí otro par de horas. A mitad de la visita estuvimos en el Paleolab que es un taller con dos monitores en la que los niños pueden hacer diferentes actividades relacionadas con los distintos temas del museo. Creo que gracias a eso M. pudo aguantar tanto tiempo allí.
Yo volví a casa agotada después de un día tan largo, pero encantada por el interés de O. por aprender cosas nuevas y contenta de que M. se hubiera portado tan bien. Recomiendo el museo a familias con niños ya que me pareció que está muy bien pensado para los peques, además el edificio también es muy bonito por dentro. Todo un acierto de visita y creo que volveremos.

6 comentarios:

Lisbeth dijo...

A mi peque le encantaría una visita a ese museo. Le fascinan los dinosaurios, de hecho los Reyes Magos le han traído un fósil, que poco a poco vamos desenterrando.

Saludos.

Simplemente yo dijo...

Que lastima que nos pille tan lejos ese museo, auqnue me temo que Aitana estaría como M. y disfrutaría en los talleres sin tanto bicho grande..

Besitos

Killa dijo...

Yo creo que por aquí no hay esas cosas, creo. Que bueno que tengas niños aficionados en museos, serán grandes cultos de mayores. Hay niños a los que sólo les interesa la PSP...

Sara dijo...

Ay Lako... hay que hacer ese emcuentro pero ya!!! que veo muchas afinidades. Ya has vuelto de Bilbao?? besoss

Charlotte Harris dijo...

Yo tambien le dedique unas 5 horas a ese museo, me parecio lo mas entretenido! Y la parte de Dinosaurios, interesantisimo!

Un abrazo Aihnoa!

Dharma dijo...

Un museo así necesito yo por aquí! Suena genial la visita, a pesar de lo larga que fue (para la mami)... :)