lunes, 8 de diciembre de 2008

Y vino


San Nicolás hecho por O. Hay que fijarse en que tiene muuuuchos ojos (O. dice que siete) porque San Nicolás lo ve todo, por supuesto.

Sí, San Nicolás vino, y O. se llevó un pequeño disgusto al ver que a él sólo le había dejado una cosa al lado de la chimenea. Se puso a llorar y se preguntaba cómo era posible que San Nicolás le trajera más regalos a su hermanita que se porta peor. Pero San Nicolás había traído otro regalo, pero era tan grande que no cabía en el salón (bueno, caber cabía, pero luego no habríamos podido movernos demasiado), así que ahí nos fuimos los cuatro a la búsqueda del regalo perdido y lo encontramos!!! Un circuito de coches enorme que hace las delicias del llorón y del papá ;-). Qué penita que me dió y San Nicolás que quería darle una sorpresa... Y M. estuvo entretenida con sus nuevos juguetes y dando de comer a sus bebés, me extraña que no estén enfermos con una indigestión porque los pobres bebés se han pasado el fin de semana enchufados a los biberones.

2 comentarios:

Françoise dijo...

jajajajajaja... genial!!!!!!!!!!
Me imagino la cara de los dos!!! jajaja me dio mucha risa imaginarme a O. tratando de explicarse porque si M es mas desjuiciada!!! Son divinos!!!
Y el papa encantado ah??? son geniales todos!!!

Zalet dijo...

como es que ya vino san nicolas?? en que fecha se entregan los regalos por alli?? aqui el 24 de dic a las 12 hs.