lunes, 13 de octubre de 2008

El lobo


O. vistiéndose en su habitación, yo con M. en la cocina. De repente me doy cuenta de que O. no se está visitiendo sino que está jugando. Qué desarrollado tenemos el oído las madres para ciertas cosas, verdad?
A: O. deja de jugar con el globo y vístete
M.: Lobooooooo. Le loup est là. Buuuuuuuuuu.
Y M. empieza a llorar desconsoladamente.
Desde hace un tiempo M. tiene verdadero pánico por los lobos, será porque le he leído la historia de Caperucita o porque a su hermanito le gusta hacer "uuuuuuu, c'est le loup!!!" y hacer como que realmente viene el lobo? El caso es que tiene verdadero pavor y en cuanto oye una palabra, un ruido o algo que le recuerde al feroz animal sale corriendo a refugiarse en mis brazos. Le hemos explicado que no hay lobos en las casas, que los lobos sólo son malos en los libros de niños, pero nada. Recuerdo que O. también tenía miedo del lobo, pero nuestra explicación de que los lobos sólo se encuentran en los libros y los bosques le convenció y se le pasó en seguida.

8 comentarios:

Françoise dijo...

Pobre Maite... ojala le pase rapido... deberian inventarse un cuento donde los lobos son buenos no?
Los temores...que tema... de eso hay tela de donde cortar....

Laia dijo...

Pobre Mayte, los niños le tienen miedo a cosas inexplicables, Aitana odia los desagues le da miedo que quite el tapón de la bañera si está ella dentro, llora y salta para que la rescate y lo mismo pasa con la cisterna del water.

Seguramente se le pasará pronto, intenta encontrar una peli de lobos buenos, algun peluche que sea bonito y que le haga relacionar el lobo con cosas dulces.

Besos

PD: lo del oído es cierto, jajajaja o sera instinto?

Marian dijo...

No sabria que decirte. Cada niño es distinto quizas... no se. Por ahi es temporal nomas... viste que a cierta edad los chicos empiezan a exteriorizar ciertos miedos irracionales...la cosa es que en algun momento los pasen... pero...tranqui.
Mi hijo ahuya cuan lobo todos los dias despues de la cena... con mi marido de coro...el se piensan que son perritos nomas y como vive revolcado con nuestro perro para el todos los perros son buenos...

Maria Andrea dijo...

Menos mal que se le paso'. Michele tuvo tambien un periodo en el que tenia miedo del lobo. Siempre me pedia que le leyera Caperucita igualmente, es masoquista jajaja.

Edurne dijo...

Pues yo recuerdo que de pequeña, con cuatro años, vimos en el cole unas comedias (se llamaban así en mi época a las pequeñas representaciones teatrales) sobre el cuento de Caperucita... y no te puedes imaginar el miedo que pasé durante muuuuchísimo tiempo a cuenta de monsieur le loup! Miraba debajo de la cama cada noche antes de acostarme, no podía ir sola de mi cuarto al baño o de la cocina al baño... siempre tenía que tener alguna luz encendida!
Y lo mejor del caso es que todavía me acuerdo de aquel lobo, alguien con una máscara de lobo, con una cola de lobo pegada en el pantalón y aullando y comiénsose a la pobre abuelita... Qué miedo, mon Dieu!
Así que me identifico con la pobre Maite, totalmente...!
Auuuuuuuuuuuu!

Anónimo dijo...

lako: yo también tenía mucho miedo al lobo. Alguien me regaló unas marionetas del cuento de caperucita y me da terror la del lobo....... todavía me acuerdo de la cara que tenía el bicho....

Charlotte Harris dijo...

En vuestr casa, hay una pequeña tradición por temerle a los lobos no!?
jajajaj
Ya se le pasara, yo cuando era pequeña le temia al Hombre del Saco!
Ciao!

Elenilla dijo...

Pobres! Laura le tiene miedo a los cocodrilos y yo le he dicho que están en los ríos, no en casa. Ahora cada vez que vamos a un río se muere de miedo, así que le he dicho que sólo están en lo que tienen las aguas verdes. Espero que el temita acabe ahí...
Mucha suerte con los lobos.
Besos