viernes, 27 de febrero de 2009

Evolución

Cada vez aprecio más las cosas sencillas y la tranquilidad.
Antes necesitaba estar rodeada de mucha gente para estar feliz, me recuerdo desde muy pequeña diciendo que no tenía amigos. Nunca he tenido mil amigos, sino unos pocos, pero buenos, con los que podía contar siempre. Al final después de tanto tiempo me doy cuenta de que lo importante no es la cantidad sino la calidad. Ahora mi problema no es la cantidad, ya sé que los pocos amigos que tengo me bastan, sino la distancia, porque la mayoría están lejos.
Antes era incapaz de quedarme en casa y pasar un buen rato sola o acompañada de mi familia simplemente, tenía que salir cuanto antes para tener la sensación de disfrutar al máximo. Ahora me sorprendo a mí misma pensando que me gustaría quedarme en casa más a menudo, disfrutando de la buena compañía, charlando (cómo me gusta hablar), jugando a juegos de mesa... Aunque es cierto que aquí aprovechamos el más mínimo rayito de sol para salir y recargar las pilas.
No me importa lo que piensen los demás, cada vez es más difícil que las opiniones ajenas me molesten. Antes cualquier comentario me dolía, me estoy haciendo más fuerte. Sólo presto atención a las críticas constructivas de los que realmente me importan.
Será la que me estoy haciendo mayor? ;-)

9 comentarios:

Lina dijo...

La vida nos hace madurar en muchos aspectos.

Saludos.

Françoise dijo...

Pues yo creo que de eso se trata la vida, entre mas anios pasen, mas cosas entendemos y empezamos a ver lo realmente importante y a dejar de sobredimensionar todo lo que no es importante. De hecho siento que si no fuera asi, entonces para que carajos seguir viviendo. me entiendes? Yo he conocido gente que es la misma a los 30 que cuando tenia 20 y no es que la juventud me moleste, pero mierd.. en algo seria bueno cambiar, no? o bueno, evolucionar como lo dices tu.
Yo tambien extrano a mis amigos !
Como van los abuelos en Bruxelles?

Ainhoa dijo...

Cierto, debe de ser eso, simplemente que vamos cambiando según evoluciona nuestra vida y también con la edad.
Los abuelos, decepción. Hace mal tiempo lo que impide disfrutar más. Volviendo al tema, o yo evoluciono mucho (demasiado) o ellos no evolucionan nada. Siempre es una decepción. Yo soy consciente de mis cambios (no se si a mejor o a peor, pero me doy cuenta de la evolución), ellos igual, nada cambia a pesar de mis deseos (pero no tengo derecho a hacerles cambiar, claro) y cada vez veo cosas que me gustan menos. Tendré que aprender a resignarme.

Maria Andrea dijo...

jajajaj justamente te estaba por decir eso, te estas volviendo madura! (yo tambien) Besos

Edurne dijo...

Es así, evolucionamos, cambiamos.. y la capacidad para adaptarnos la tenemos, sólo que aveces, no la usamos.
Muxus!
Pues en Bilbao está haciendo buen tiempo, ya lo siento!

Laia dijo...

Yo no se si será la edad o simplemente la maternidad pero yo también cada vez disfruto más las pequeñas cosas y la tranquilidad y cada día me importa menos lo que digan los demás. Es que me da lo mismo a todo el mundo le encanta hablar y criticar pero luego a la hora de la verdad pocos son los que se quedan a tu lado.

Yo creo que es bueno evolucionar porque así disfrutamos en cada etapa una pequeña parte de las maravillas que nos enseña la vida.

besos

Anónimo dijo...

Dear Lako:

espero estar entre eso buenos amigos que mencionas.... espero que sí.
Es muy interesante lo que cuentas. Con la edad, se aprende a valorar las cosas realmente importantes y las cosas más importantes normalmente son sencillas y las tenemos cerca. Cuando uno llega a ese estadio, creo que ha alcanzado una madurez intesante para disfrutar mucho más de la vida. la búsqueda constante de grandes "emociones" o acontecimientos ye de compañía a cualquier precio, denota casi siempre que algo no va bien por dentro..... Un beso

fuerza dijo...

me siento igual que tú....que lindo escrito!

dragonfly dijo...

Creo que simplemente estás creciendo y, como tu dices, es una evolución

besos