miércoles, 11 de febrero de 2009

Nuestra querida niña


Yo quería tener una hija, una niña, me hacía muchísima ilusión y no sé muy bien porqué.
El problema de los nombres se volvió a presentar porque supimos que era una niña pronto y claro, no íbamos a llamarla Oihana. Así que volvimos a sacar todos los nombres que nos habían gustado durante el embarazo de O.: Inés, Ema... y pronto decidimos que sería un nombre en euskera de nuevo, ya puestos todos tendríamos nombres en euskera, esa sería nuestra seña de identidad. Así que salió mi segundo nombre preferido: Nahia, que significa "deseo, voluntad" y como teníamos muchas ganas de tener una niña me parecía muy apropiado. Ahí vinieron las pegas. X. decía que le parecía demasiado parecido a Ainhoa y Oihan, que le iba a parecer que vivía con tres anagramas. Luego vino mi hermana diciendo que si ella tenía una hija había pensado llamarla "Maya" y que "Nahia" era demasiado parecido. El comentario de mi hermana no me preocupaba demasiado porque ella ni siquiera pensaba tener hijos en un futuro cercano y a lo mejor llegado el momento ni se acordaba de su Mayita. El que si me importaba era el del papá, él tenía que estar de acuerdo. Así que le propuse mandarle listas de nombres en euskera y que él eligiera el nombre, mi única condición era que a mí también me gustara. Un día me vino con un nombre que no aparecía en mis listas, un nombre que todo el mundo conoce, pero que en la actualidad no se usa mucho para niñas: Maite. X. sabía que el nombre tenía que ver algo con amor porque "maite zaitut" (te quiero) es una de las pocas cosas que sabe decir en euskera. Cuando le dije que Maite significa "amada", el nombre le gustó todavía más. Y así nos decidimos.
Maite es un nombre conocido en francés también y aquí, en Bélgica, hay bastantes flamencas que se llaman así, pero tampoco es un nombre muy común. Hace poco coincidimos con una cajera llamada Maite en el súpermercado y les regaló a los niños unas marionetas "por ser mi tocaya". El problema de nuevo viene a la hora de escribirlo porque aquí casi todo el mundo lo escribe "Maïté", pero bueno, suele bastar con repetir un par de veces que se ecribe sin diéresis ni acento. Otro problemilla es que en Francia hay una cocinera llamada Maïté que ha hecho anuncios en la tele y tiene una forma de hablar peculiar, con acento del sur y claro, en cuanto dices "Maite" todo el mundo piensa en la cocinera y se pone a imitarla.
Bueno, ahora ya sabéis cómo elegimos los nombres de mis dos peques, le dimos muchas vueltas pero quedamos contentos con el resultado. Espero que a ellos cuando crezcan también les gusten sus nombres.

13 comentarios:

Charlotte Harris dijo...

Que bonita historia!
Y que mejor nombre para una hija, que la amada.
A mí me escriben Mariesol. Lo afrancesan todo!

Maria Andrea dijo...

Hermosos nombres los dos.
Tengo una prima que se llama Maite.
Tu nombre nunca lo habia sentido antes, claro por estos lugares no se conoce. Es hermoso tambien.
Besos

coro dijo...

Las Maite que conozco realmente se llaman María Teresa y al final les quedó en Maite, no sabía la historia del "Maite en euskera", realmente un nombre muy evocador y que en tu caso es real, amada, bonito, muy bonito.

Françoise dijo...

Siiii lo de la cocinera me lo recordaste, yo ni me acordaba (claro, yo no soy francesa ;))
Me parece muy lindo que X estuviera de acuerdo con los nombres vascos...
Esyoy segura que cuando sean grandes, ellos van a adorar sus nombres. El significado de Maite es hermoso, muy romanticos en esa familia ah?
tus hijos son maravillosos Ainoha!

Héctor dijo...

Bonito nombre y muy buena manera de elección.
Porque hoy en dia escucho cada nombre por ahí...

Y si! me cabrea que lo quieran afrancesar todo! Yo me llamó asi! no como tu quieras pronunciarlo!!

Elenilla dijo...

Yo creo que a casi todas las personas nos gustan nuestros nombres porque los hemos oído toda la vida. Yo no sé si podría cambiarme el nombre y tener otro. Me sentiría rarísima.

El nombre de Laura también lo eligió mi padre porque nosotros le íbamos a poner Cristina y un hermano de mi marido tuvo antes a su hija y nos lo quitó.

Bonitas historias. Y siento haber escrito mal el nombre de Oihan :-s

Besos

lapetiteenbelgique dijo...

Qué bonito nombre y qué bonito significado :)

Marian dijo...

QUe lindas historias y que lindos nombres. MAite aca en Holanda hay, no muchos pero he visto un par. No deja de hacerlo especial... y aparte viene con la cosa de la familia, o no? Vos sos vasca ooooo le estoy errando?

Ainhoa dijo...

Pues sí, yo pienso que los nombres son también bonitos por la historia que tienen detrás, les gustarán sus nombres o no, pero por lo menos sabrán que los elegimos con mucho cuidado y podrán contar la historia detrás de ellos, eso ya los hace más especiales. Por ejemplo si te llamas Eustaquia (que es un nombre que creo que a todo el mundo le debe de parecer horrible) pero te lo pusieron porque la señora Eustaquia era una maravillosa persona que ayudo mucho a tus padres y lo pusieron en guisa de homenaje, pues pase, por lo menos hay algo detrás.
Y sí, está también el hecho de que sean nombres vascos, mis hijos no tendrán mucho bagaje de cultura vasca, pero por lo menos siempre tendrán su origen presente en sus nombres.

Ainhoa dijo...

Héctor, no seas tan duro con ellos, la mayoría de los francófonos tienen la "r" atrofiada, mi marido dice que es una cuestión de laringe. A los españolitos nos pasa con ciertos sonidos del francés también "j" "v" "b". Es casi imposible que pronuncien bien tu nombre, otra cosa los acentos. Yo me resignado a ser Ainhoá y mi apellido ya lo pronuncio afrancesado porque si no, lo tengo que pronunciar 10 veces como mínimo y deletrearlo otras tantas. Me evita gastar saliva inutilmente aunque me suponga una pequeña pérdida de identidad.

Laia dijo...

Muy bonita la hisotria de Maite también, la verdad es que los dos tienen un nombre precioso y muy originales.

Me parece muy bonito que X. quiera ponerle a los niños nombres vascos.

Muchos besos

Laia dijo...

Por cierto a mí también me hacía una ilusión loca tener una niña y eso que de mis primos y conocidos mis favoritos son siempre los nenes, al final siempre me pierden. Pero yo para mí quería una niña

Ainhoa dijo...

Laia, sabes? Cuando todavía pensábamos en nombres no vascos Laia fue una de mis opciones, me encanta tu nombre.
Yo estoy contentísima con la parejita, pero es verdad que cuando me dijeron que O. iba a ser niño me quedé con la cosa de que un día tendría una niña.