sábado, 8 de noviembre de 2008

Mis anillos?

Siempre llevo puestos tres anillos, sólo me los quito para fregar y algunas veces para hacer deporte. Ayer me los iba a poner para ir a París y no los encontré en la esquina de la encimera donde siempre los dejo al quitármelos para fregar. Se me pasó por la cabeza que Maite los podía haber cogido, pero no tenía tiempo para averiguarlo así que me fui sin anillos y mande un SMS a X. para ver si los había visto. Nada.
Por la noche, una vez que los niños estaban en la cama los busqué y encontré dos en un quemador de esencias, estaba claro que era obra de Maite. Últimamente le gusta sentarse en la encimera de la cocina mientras cocinamos, o preparamos algo y claro, lo tiene que tocar todo. Pero dónde estaba el tercer anillo? Ya había mirado en el tostador y en la cafetera, pero no lo veía por ninguna parte así que agité el tostador y... escuche un ruido sospechoso. El anillo estaba dentro!!! X. consiguió sacarlo después de agitar mucho el tostador y de terminar por empujarlo con un destornillador, estaba bien enganchado. Este pobre anillo está pasando por pruebas peligrosas, en un hotel en Canadá se me cayó por el desagüe del lavabo y tuvo que venir un fontanero a sacarlo. Me dijo que era algo que tenía que hacer a menudo así que parece que los anillos acaban en sitios raros, pero tanto como el tostador? Ideas de M., creo que no volveré a dejar los anilos al alcance de su mano.

9 comentarios:

Marian dijo...

yo he reducido mis joyas, desde que soy madre, a mis anillos de casada y de compromiso. Y no me los saco nunca porque cuando si lo hacia me pasaban cosas como estas de perderlos, nos aber adonde los habia dejado, que se caigan...etc.... y ahora con el pequeño agarrando todo, mejor no., Puestos. Lo mas lindo es que no tienen ni un rasguño... perfectos... yo que me habia hecho la idea de "comprar nuevos" cuando estuvieran mal... pero no.

Lina dijo...

Yo tenía un pendiente que se me caía y encontraba en los sitios más insospechados... empezó a convertirse en una gracia porque siempre aparecia. Una vez se me calló y no volví a encontrarlo.

Seguro que a partir de ahora tendrás más cuidado... sobre todo al dejarlo al alcanze de los niños que lo tocan todo.

Feliz domingo

Maria Andrea dijo...

Menos mal que los encontraste! No hay que dejar nada al alcance de los niños aunque siempre se la ingenian para coger todo!
Que lindo Paris!!!!!! Fui una vez cuando estaba embarazada de mi hijo mas grande, es espectacular! Y que' cerca te queda!!! Baci

Irantzu dijo...

Pobres anillos, que aventuras! Si los anillos hablaran... especialmente el tercero en aparecer... ;-)

Laia dijo...

jajaja, si te consuela el sitio favorito de Aitana para dejar las cosas es el water, sólo diré que ya sabe tirar de la cisterna... has tenido suerte.

Muchos besos

Françoise dijo...

jajajaja... pero los encontraste!!!! eso si que es de aplaudir!!!
Como quien dice, se valorizaron aun mas... con todo lo que les ha pasado... ya tienen un valor adicional!!!
Pues nada.. a buscar un rinconcito nuevo donde guardar tus tesoros.. porque hay una piratita haciendo travesuras!!!
Besos

Elenilla dijo...

Jajaja, que divertida Maite!!! Que suerte que los encontraras porque cuando los enanos se empeñan en esconder algo...

Yo nunca he perdido mi alianza (el único anillo que llevo puesto). Sólo me lo quito por la noche para dormir. Además a mi hija si el anillo no es rosa con purpurina no le gusta, jeje.

Besitos

Ainhoa dijo...

Estos eran la alianza, el anillo de pedida y uno que me regaló mi madre. Ahora voy a vigilar a Maite más de cerca. La vez anterior que se le ocurrió esconder /tirar cosas fueron libros que tiraba a la bañera mientras vestía a su hermano en la habitación, pero era cuando tenía un año, no recuerdo ninguna otra travesura de este tipo. Estos anillos téoricamente no los dejo a su alcance, pero claro, antes nunca la sentaba ahí. Tendré más cuidado.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.