martes, 18 de noviembre de 2008

Primeras veces con los segundos

Ya está, Maite es una chica grande y ya va al cole. No ha llorado ni siquiera un poquito. Cuando me he dado la vuelta estaba contando a su profesora que había llevado los sandwiches en una caja (lunchera, como en España no se usan no tenemos nombre para eso) de Dora y quería ir a jugar con los demás. Nos ha dicho adiós por la ventana y ya!! Amatxu tampoco ha llorado ;-)
Hemos ido los cuatro al cole y M. estaba contenta, decía que iba "à l'école d'Oihan". Al llegar O. le ha preguntado si tenía que hacer pipi y la ha llevado a un baño que tiene un Mickey dibujado y claro, M. encantada. Después han estado jugando un rato con otros niños y O. se ha ido a su clase y M. a la suya. Hemos visto las camillas en las que echan la siesta y hemos dejado su mantita y su cojín para luego y hemos entrado en clase donde estaban todos los juguetes!!!
M. ya conocía el colegio porque vamos a buscar a O. juntas bastante a menudo, ya había visto a su profesora y el otro día pasamos una horita en la clase para que nos presentaran a sus "compis". Para ella no la dejábamos en un lugar desconocido y además en el patio va a ver a su hermanito.
He estado pensando lo diferente que es la sensación después de dejar a M. en el cole por primera vez si lo comparo con el primer día de colegio de O. Yo estaba mucho más nerviosa porque dejaba a mi hijo rodeado de gente que no conocía, en un colegio desconocido y sin saber lo que haría todo el día. Oihan lloró muchísimo al despedirnos por la ventana y a mí se me partió el corazón y, con lo llorona que soy, no pude evitar derramar alguna lagrimita (sin que O. me viera claro, era lo que le faltaba el pobre). Sin embargo hoy conozco el colegio, sé que si tiene algún problema su hermano estará cerca para ayudarle y O. me ha prometido vigilar que se come todo. Supongo que es la combinación de que conozco el colegio y que los dos hermanos se llevan pocos años de diferencia (menos de tres) lo que me permite estar más tranquila.
Esta sensación de tranquilidad con respecto a las primeras veces la tengo desde el embarazo. Ya conocía las sensaciones del embarazo de O. y me preocupaba menos si sentía algo "raro".
Con la primera enfermedad fue lo mismo. M. estuvo ingresada en el hospital por una bronquitis con 6 meses y no me puse tan nerviosa como la primera (y única) vez que tuvieron que ingresar a O. por un problema en la muñeca causado por un virus.
Primer día de guardería, igual, me quedé muy tranquila dejando a mi hija en manos de las tatas. Ya las conocía por cómo habían tratado a O. El último día de guardería ha sido otra cosa, ahí si que se me saltaban las lágrimas, a ellas también y M. nos miraba con cara rara.
No sé si soy la única madre que tiene esta sensación, pero yo me tomo todo con más tranquilidad con el segundo hijo. Supongo que si se llevaran más diferencia de edad habría sido para mí como volver a empezar cada vez, pero aquí todo se sigue y tengo todavía muy fresco el recuerdo del primer día de colegio de O. y no se parece en nada al primer día de M. Veremos qué nos cuenta la peque esta tarde.

5 comentarios:

Laia dijo...

Yo de momento sólo he vivido las priemras veces, así que te puedes imaginar como son.

M. es toda una mujercita no derrama ni una lágrima, aunque supongo que ella también se sentirá arropada por su hermano y también le influirá.

Muchos besos

Françoise dijo...

Ese es uno de los tantos regalos que nos traen los primeros hijo (hablo como si tuviera 5..jeje), ellos nos han enseñado a ser mamas. Yo no se como sera con el segundo, pero creo que todo lo que dices es asi y le pasa a todas... creo.. solo creo...es que a la segunda ya sabemos como es... no nos agarra tan de sorpresa.
Lo que mas me gusto del post fue imaginarme a los dos juntitos en el cole, me hace recordar mucho a mi hermano, el tiene 3 años menos que yo y yo lo cuidaba muchisimo.. el dice que a falta de una mama grande, le toco una chiquita (osea yo)...jajaja
Que bueno que todo se haya pasado tan tranquilo para todos... esperemos el regreso a casa lleno de aventuras!!!
besos

Marian dijo...

Yo tengo uno solo pero cuando pienso en tener un segundo siempre pienso en que probablemente, al tener experiencia...algo, seran las cosas mas facil. Hoy en dia es todo adivinar...

Elenilla dijo...

A ver que cuenta la peque!! Ya nos dirás, seguro que le ha encantado!

A mi me dijeron una vez una frase que se me quedó grabada: los hijos mayores sufren la inexperiencia de los padres y los pequeños sufren la experiencia. Está bien, verdad?

Desde luego con el primero todo es más intenso (tanto lo bueno como lo malo). El segundo se disfruta más.

Besitos

Maria Andrea dijo...

Es asi, con el primer hijo aprendemos todo nosotras tambien. El segundo tambien es mas "despierto". Me alegro de que este' contenta con el cole. Es jardin de infantes verdad? Aqui' los niños de 3, 4 y 5 estan todos juntos y a los hermanitos los ponen juntos tambien. Besos