lunes, 30 de junio de 2008

No stress

Siempre he sido una persona muy nerviosa, todo me afectaba y me ponía a cien y todo se manifestaba en mi piel. Pero desde hace unos años, desde que supe que iba a ser madre decidí que iba a tomarme la vida de otra manera, con mucha tranquilidad. Mi madre diría "eres una huevona, hija". Pero no me importa, que piense lo que quiera. Soy consciente de que mi estrés afecta negativamente a mis hijos (a mí también claro, pero yo lo tenía asumido y ya), así que intento evitarlo en la medida de lo posible.
Reconozco que mi trabajo actual me ayuda mucho ya que comparado con los que tuve antes es mucho más tranquilo y ahora el hecho de trabajar sola me ayuda a organizarme como mejor me parece, para evitar el estrés de último minuto, aunque a veces también me toca. Además tampoco suelo tener horarios tan rígidos porque tengo la flexibilidad de que si llego un poco tarde, me quedo un poco más, o puedo trabajar un poco desde casa.
En general solemos levantarnos pronto, más de lo estrictamente necesario, para no andar con prisas por las mañanas, desayunar tranquilamente, vestirnos sin demasiadas prisas y para tener un poco de margen si surgen imprevistos (tráfico, ropa que se mancha durante el desayuno o un peque que se pone a llorar por algo por ejemplo).
Yo ya no trabajo jornada completa lo que me permite algo de margen al hora de ir a buscar a los peques al cole /guarde. No tengo que andar corriendo y podemos permitirnos un paseo, un rato en el parque...
A la hora de hacer las compras intento evitar los supermercados en los días /horas de mayor afluencia para no perder los nervios en las colas de las cajas. Cuando tenemos que ir a algún sitio, siempre que es posible, voy con tiempo de sobra.
El caso es que intento por todos los medios evitar situaciones de estrés para no ponerme demasiado nerviosa y la verdad es que mi piel lo nota. Parece una tontería pero tengo la piel sensible y todos los nervios acumulados en el pasado aparecían en forma de sarpullidos, rojeces... Ahora ya no me pasa eso casi nunca y cuando hay algo que ma saca de mis casillas pienso "de que sirve ponerse nervioso? De nada, lo único que consigues es hacer las cosas peor, así que tranquilidad". Y me va bien, así que sigo poniendo en práctica mi filosofía zen.

8 comentarios:

Laia dijo...

Creo que debería tomar ejemplo de tí y tomarme la vida con más calma. A mí también me salen rojeces en el cuello y las articulaciones de los brazos, pero es que en exámenes me es imposible no estresarme.

Con Aitana intento calmarme porque tiene una empatía terrible y en seguida se da cuenta de todo y si yo me altero ella también, empiezan los llantos, los gritos y cada vez las dos nos ponemos más nerviosas.

Si pudiera conseguirlo yo también estaría encantada de ser una huevona, estaría hasta orgullosa. un beso

Lina dijo...

Cómo me encantaría poder seguir tu ejemplo. Mi ritmo de vida es SUPER MEGA ESTRESANTE.

Un besazo!

Ganamos!!!!!!!!!!!!!!!!!

Edurne dijo...

Ayyy, yo quiero un poco de esa filosofía tuya!
Que sí, que aunque me lo diga y rediga.. imposible! No siempre soy yo, es que son también los demás.. los agentes externos. Como se dice: "por causas ajenas anuestra voluntad"!
Ayyyys!

Elenilla dijo...

Haces muy bien en tomarte la vida con tranquilidad, Yo soy igual que tu, no me suelo estresar demasiado. El problema es que los niños me sacan de mis casillas y cuando estoy mucho tiempo con ellos y están ociosos se ponen insoportables. Al final me convierto en una mama chillona e insoportable que les pega un grito a la mínima que hacen.

Muchos besos

Pequeña Ainhoa dijo...

Un saludo amiga, las náuseas me tienen desconectada un poco pero sigo aqui dando como siempre todo mi cariño y apoyo, al igual que mi amistad.
Un besazo y mi beso hasta el cielo.
Loly, la mamá de Ainhoa

Anónimo dijo...

Querida Lako:
te admiro. Yo también controlo mejor los nervios y en general los sentimientos negativos desde que soy madre. Ya no me permito el lujo de ser pesimista, catrastrofista ni de estar atacada, pero a veces es inevitable...... a mí mi trabajo me mata en ese sentido,el nivel de estrés es muy grande y cómo se hace para controlar cuando no te queda otra que pasar tiempo con un/a borde???un compañero de oficina o de piso?? en este sentido creo que me ocurrió al revés: con este tipo de gente no tengo paciencia, ya no está una para aguantar bobadas....
Oye al final cuándo vas a Bakio?? a ver si los minilakos retoman el contacto. beso gordo

Ainhoa dijo...

Es verdad que es difícil no dejarse influenciar por elementos externos. Pero en mi caso no tengo compañeros de trabajo y tengo a mi familia lejos. A veces los niños me sacan de mis casillas cuando les tengo que repetir mil veces lo mismo, pero intento tener mucha paciencia. Como he dicho siempre he tenido problemas con el estrés y se que si me dejo llevar y me pongo nerviosas todo va a más y al final es mucho peor así que si veo que me voy a poner nerviosa, cierro los ojos, respiro hondo y en general me tranquilizo poco a poco.

EmPapeLada dijo...

El estrés causa tantas enfermedades al largo plazo, lamentablemente la mayoría de personas en mi país (yo me incluyo) somos de hacer las cosas siempre a último momento. Esto - como comprenderás - genera un nivel de estrés ALTÍSIMO, muy alto, será por eso que mi estomaguito pagó pago, y la gastritis ya afecta...

Lo que sí, cuando una ya es madre, hay que pensar que nuestro estrés no les afecte...y tengo miedo de eso...tengo estrés y complejos muchos que pueden afectar la crianza de mis (si es que algún día me animo a tenerlos) hijitos.

Saluditos!!